¿De verdad queremos que salga Greyhawk para 5ª?

 

Comienzo por decir que apenas he jugado a 5ª, y que no he comprado nada, absolutamente nada, de 5ª edición; por tanto esta opinión está mediatizada por mi condición de fan viejuno de Greyhawk, no de D&D.

Hoy mientras limpiaba estuve escuchando un vídeo sobre la noticia de que, entre el 2021 y el 2022, Wizards of the Coast va a sacar libros de tres ambientaciones (settings no, por favor, ambientaciones) clásicas de D&D. Luego escuché otro en castellano sobre ambientaciones posibles en las que se comentaba cada una.

La opinión del autor del vídeo sobre Greyhawk, desinformada, pero respetable, es que era uno de los posibles. Digo desinformada porque decía, entre otras cosas, que Greyhawk era como Lankhmar y que, además, apenas había magia. Dejemos eso aparte porque esta entrada no está para eso.

Personalmente, PREFIERO QUE NO SALGA GREYHAWK (antes sí quería, ahora no).

No, porque lo van a joder. Entre otras cosas, porque tal y como está la actualidad social en el mundo real, Greyhawk es un mundo de ficción políticamente incorrecto de forma brutal. Pero vamos por partes.

En cuanto a clérigos. Los clérigos siempre han sido algo fundamental en Greyhawk. Tiene muchísimos dioses y semidioses (algunos los pasaron a otras ambientaciones, parece que hoy en día casi nadie se acuerda de que Vecna es Greyhawkita 100%, por ejemplo), y fueron desarrollados en gran profundidad. Cada deidad tenía unos ciertos hechizos propios, simbologías, preferencias raciales, odios raciales, alineamientos para sus clérigos, alineamientos para sus seguidores, armas favoritas, armas prohibidas, relaciones entre deidades, semidioses promocionados por unos o por otros. Un sinfín de cosas que en 5ª van a simplificar mucho. En Greyhawk, los clérigos de dos deidades distintas son muy distintos entre ellos. La simplificación de 5ª va a terminar con eso, y más cuando sería un sólo libro.

La ambientación no cuadra con la sensibilidad (hipersensibilidad en algunos casos) de hoy en día. Hay países que practican la hibridación mágica de sus ciudadanos con otras criaturas para obtener tropas de choque, la esclavitud está bien vista en algunas zonas, los orcos son orcos de los de toda la vida, las inocentes tribus bárbaras del norte son engañadas por un semidios maligno, hay guerras contra los gigantes, goblins, hobglins y similares… Muchas, muchas cosas que hacen que, después de la Guerras, Greyhawk sea un mundo muy oscuro.

Vamos a los orcos, por ejemplo. El único ejemplo de sociedad orca que está medio organizada es el Pomarj, y ello gracias a Turrosh Mak, un semiorco (veis, ya no es un orco, es un semiorco, parte humano) que intenta modernizar la visión de clanes para llevarla a algo más grande. Oh, pero eso es muy moderno, podéis pensar. Ya, sí pero no. Porque Turrosh Mak es un intolerante religioso que no dudó, por ejemplo, en eliminar todos los santuarios que se encontró menos el de su deidad, y también es un esclavista cuya historia con ese tema viene desde los primeros suplementos de aventuras. Esclavista no sólo de humanos, sino de todo lo que se le pase por delante. Y no se arrepiente. ¿Cómo va a poner en sintonía Wizards of the Coast esas dos cosas?

La Hermandad Escarlata no la van a tocar demasiado. Son malvados, despreciables, nazis, eugenésicos, esclavistas… pero son blancos. Y todos somos conscientes de que cuando el malvado es blanco hay muchos menos problemas que si es negro, rojo, amarillo, azul o violeta. Aún así son una sociedad muy extrema para la visión actual del mundo. Conste: mola jugar con personajes de la Hermandad Escarlata, porque cuando salen fuera de su país tienen que controlarse, saben que son mal vistos y eso da lugar a muchas situaciones estupendas de interacción porque son orgullosos. Por otro lado, cuando están dentro de la Hermandad, los juegos de poder y el intentar mantenerse vivo en ese tipo de sociedad dan para muchas partidas.

La dualidad baklunish-suloise. Bueno, yo creo que esto se lo cargan fijo. ¿Dos etnias enfrentadas desde la historia más antigua de Oerth cuyo enfrentamiento destruyó parte del continente, y que una es aria pura y la otra de inspiración árabe? Vamos, ¿dónde se ha visto? Y eso que en la guerra que llevó a los Cataclismos Gemelos ambas tuvieron la misma parte de culpa y que los más malosos ahora son los arios (Suloise).

La enemistad entre elfos y enanos. Que tampoco es para tanto como se suele creer, pero está en el ideario popular y de ahí ya no hay quien la saque. Eso tampoco es políticamente correcto ahora.

Elfos separatistas que no dudan en matar por razones raciales salvo que demuestres que vas de buen rollo. Ahhhhhhhhhhhhhh. Quita, quita, ¿cómo van a poner eso? No hay razas (no me toquéis las narices con lo de razas vs. especies) malvadas per se, ni colectivos dispuestos a matar porque sí.

A Iuz lo dejarían tranquilo. Es un malvado clásico, mitad demonio, con clérigos malos malosos, y ese sí, como es mega-maloso puede tener esclavos, porque es el malo-maloso y es a quien hay que derrotar.

La nueva profusión de paladines. Eso iban a potenciarlo. No puede ser que haya tanto mal en el mundo sin que aumente a la giganésima (toma palabro) potencia el porcentaje de gente dispuesta a luchar contra el mal. Pero claro, aquí los paladines no son los medio tontitos que suele jugar la gente. Por no hablar que hay “paladines” de casi cualquier dios, y eso incluye también a los malvados y a los caóticos. No se les llama exactamente paladines, pero son guerreros sagrados que vienen a ser casi lo mismo. Y hay los paladines caídos también. Toda esa profundidad creo que se la van a cargar, porque un libro no da para tanto.

Luego las razas nuevas que se han inventado: dracos, tieflings y similares. ¿Me vas a meter eso en Greyhawk, maldito ingeniero cabrónomo?

Y así podría continuar y continuar. ¿Qué creo que va a pasar?

Opción 1: Dan un salto en la línea temporal tomando como trampolín los sucesos (espurios) que la gente se inventó para Greyhawk Live, con lo cual prácticamente pueden hacer con la ambientación lo que les de la gana. Pero ya sería Greyhawk sólo de nombre.

Opción 2: Se esperan al 50 aniversario de D&Dy sacan una caja como dios manda (en 1999, por el 25 anivesario sacaron todos esos módulos de Return to... y el de Slavers, de modo que en 2024 podrían darle un poco de vidilla. Que D&D nació con Greyhawk, que a la gente también se le olvida). Eso resolvería las cosas que no se podrían tratar por falta de espacio en un único libro, pero me temo que seguiríamos con lo del salto temporal que lo envíe todo a la mierda, y tengamos un mundo donde los orcos son agricultores pacíficos liderados por Turrosh Mak que gana todos los concursos de cultivo de orquídeas, los elfos y los enanos han resuelto sus problemas y se van de copas todo el rato, los hobgoblins viven en las ciudades como reputados artesanos, hay un tiefling en el Concilio de los Ocho, Mordenkainen ha ido al psiquiatra para dejar de ser un paranoico, y toda esa cosa marrón. Exagero un poco, claro, pero creo que se entiende perfectamente lo que quiero decir.

Aún así, en caso de que salga, que no creo que salga ahora sino para el 50 aniversario, lo compraré porque es Greyhawk, y me toca mi negro corazoncito viejuno. Aunque luego despostrique brutalmente contra el resultado (o no, puede que me guste), pero el dinero ya me lo habrán sacado. Y como a mí a otros cientos (o miles) de viejunos, que es lo que a Wizards, en el fondo, le importa de verdad.

Es ficción, no realidad (ahora en serio)

Bueno, pues continúo con el tema, pero esta vez desde un enfoque menos irónico que en la anterior entrada.

Y lo voy a hacer poniendo ejemplos de Greyhawk (Falcongrís que decís algunos herejes). Ya me perdonaréis si mezclo nombres en inglés y español, pero es lo que tiene poseer casi todos los suplementos en inglés y alguno en castellano. Digo Flannaes y no Flaenia, digo Suel o Suloise en lugar de Suelio (que siempre me pareció, además, una traducción innecesaria) y cosas así.

El mundo de Greyhawk (el territorio del Flannaes, que es donde se juega) es, después de las Guerras, un mundo muy oscuro y jodido. Ese es uno de los motivos que lo hacen tan bueno, porque tiene una gran variedad de situaciones en las que correr aventuras, porque no lo neguemos, los oponentes y sus acciones son una parte importante de lo que hace interesante un mundo de juego… hasta en el mundo de My Little Pony hay oponentes (os lo digo yo, que me he tragado con mi hija quintillones de episodios y una película en el cine).

En el Flannaes tenemos a Iuz -un semidios hijo de un demonio y una bruja (una Reina Bruja, exactamente)- que tiene dominada una buena región militar y religiosamente. Es un tipo cruel y malvado. Pese a lo que pudiese parecer por su condición de medio demonio, no es fruto de una violación (así que no me vayáis por ahí). ¿Es un tipo jodido? sí, ¿es malvado? Sí. Mucho.

También tenemos los restos del Gran Reino, en cuyo Trono de Malaquita se sienta un tipo que ha hecho de Hextor uno de los dioses principales del reino y que tiene la mala constumbre de convertir en muertos vivientes a sus súbditos como premio. Mal rollo.

Tenemos a los Orcos del Pomarj, que dirigidos por Turrosh Mak han hecho una nación de orcos, goblins y trasgos. Es un modernizador y está llevando a todos esos semihumanos a un nuevo modelo de sociedad. Pero claro, es un semiorco y no es bien visto por los orcos más tradicionalistas. O sea, un semiorco, o un orco, o cualquier semihumano del estilo no tiene porque ser un gilipollas descerebrado. Parte con desventajas en la creación, pero esas desventajas pueden ser por cualquier cosa: porque es un descerebrado de por sí, porque sea de una mala genética o porque el sistema de clanes forjados a fuerza bruta no potencia, precisamente, el desarrollo intelectual. Si llevas un semiorco gilipollas es TU culpa y de los clichés que te empeñas en mantener TÚ, no es responsabilidad del mundo de juego.

Y hay más amenazas, claro (después de todo incluso Vecna nació en el mundo de Greyhawk), pero sobre todo está la Hermandad Escarlata (The Scarlet Brotherhood). Los tipos más malos, más cabrones y más interesantes para generar campañas que hay en todos Greyhawk. Dominan el sur, son malos, racistas, esclavistas, supremacistas, eugenésicos, asesinos y seguidores de dioses oscuros (incluso de uno que tiene como meta el que todo se destruya). No es que sean nazis, es que los nazis más cerrinos tendrían envidia de los logros de la Hermandad Escarlata. Fueron uno de los factores más inesperados en las Guerras de Greyhawk gracias a sus asesinos infiltrados, a su flota en el sur y a sus ejércitos. Ah, son humanos… y muy blancos. Por eso nadie ha protestado de que se otorgue a una nación y a una etnia (son Suel y afirman la supremacía de la genética Suel) un hijoputismo tan marcado, porque en el bien-pensar nadie los ha asimilado a una etnia del mundo real sino a una forma de pensamiento fascista llevada a un mundo de fantasía. Que es como tiene que ser. Y que es como debería ser con todas las etnias y razas de un mundo de fantasía.

Sin embargo, no todos los Suel viven en la península de Tilvanot (donde está la nación de la Hermandad Escarlata) sino que los hay por todos el Flannaes (más en unos lugares que otros). Y no todos los recién nacidos en la Hermandad Escarlata nacen con alineamiento malvado por defecto ni es imposible la discrepancia. La discrepancia existe y para eso la Hermandad tiene gente que se encarga de eliminarlos. Yo mismo llevé un personaje que era un monje de la Hermandad y que, después de haber sido convencido por un prisionero de lo inmoral de su pensamiento “escarlatil” huyó de Tilvanot y se unió a la resistencia contra la hermandad en el Señorío de los Príncipes del Mar (creo que así tradujeron Hold of the Sea Princes).

¿Y porqué son malos los Suel de la Hermandad? Porque los Suel fueron el primer gran imperio que existió y cuando este se destruyó hace muchos, muchos años tuvieron que abandonar su lugar de origen. Durante ese éxodo parte se fueron al norte del Flannaes y se convirtieron en clanes bárbaros, otros se mezclaron con el resto de la población y un tercer grupo dio lugar a la Hermandad Escarlata. Este tercer grupo cree que son portadores de un “destino manifiesto” (supongo que a todo el mundo le suena el concepto) y eso ha determinado su pensamiento. No son malos por nacimiento, no son malos por ser Suel, no son malos por ser humanos, no son malos por ser blancos casi albinos. Son malvados por lo que ha conformado su pensamiento y que les ha llevado a crear ese tipo de sociedad. Por eso son interesantes.

Pues lo mismo pasa con los Drow (y con los Duergar, los enanos oscuros). Los niños drow no nacen malos genéticamente, ni nacen malos por tener una tonalidad de piel distinta, se educan en una filosofía de pensamiento nazi-religiosa por la sociedad en la que viven. Exactamente igual que los de la Hermandad Escarlata. Pero la censura ve mal esto porque tienen un tono oscuro de piel y, en su bienpensar alocado, creen que eso puede asignarse a etnias de la realidad. Nunca he compartido mesa de juego con alguien que pensase eso. Es más, estoy seguro que hasta que surgió toda esta controversia al 90% de la población jugadora de D&D no se les había pasado tal cosa por la cabeza.

Al igual que con los Suel de la Hermandad, un personaje -jugador o no- de una de las razas subterráneas no está obligado a ser malvado, ni teócrata ni nada parecido. Las estadísticas e información de las razas y sociedades te indican el alineamiento y comportamiento mayoritario de esa raza/sociedad. Si TU quieres llevar un personaje así, el responsable eres TÚ. Nadie te impide llevar a un drow que es un disidente. Del mismo modo nadie te impide llevar un drow “de plantilla” y desarrollarlo en el exterior en un ambiente absolutamente distinto. Ambas opciones son interesantes.

¿Y porqué los drow y los duergar son de piel oscura? ¿Racismo encubierto? No, lo que trae todo este problema es, más bien, la incultura de los grandes influencers que han desatado todo esto. Los drow y los duergar (estos últimos incluso con el mismo nombre) aparecen con esas características en la mitología nórdica, provenientes del mundo de Svartalfaheim. Y, a diferencia de lo que se empeña en decirnos Marvel, no todos son unos hijos de puta malvados. De modo que si se buscó crear una raza de elfos subterráneos como contrapartida a los que vivían en los bosques y en la luz, es lógico que se tomasen rasgos de lo que la mitología ya nos ofrece.

Y no es sólo en la mitología nórdica, en Galicia, sin ir más lejos (bueno, sin ir más lejos para mí, que vivo en Galicia) están las historias de “los mouros”, que los más modernitos traducen como “los moros” pero en realidad significa algo así como “los negros” o “los de tez negra”. En el folklore gallego estos “mouros” serían (simplificando la cosa un poco) una raza pretérita que se retiró al interior de los montes y la tierra y de vez en cuando tienen contacto con el exterior (simplificando de nuevo, tienen una cierta equivalencia a los Sidhe gaélicos en ese aspecto).

Desde mi punto de vista la gente se está empeñando en buscar suciedad en la mente de los creadores de ciertos personajes cuando, en realiad, ha habido un motivo para que esos personajes sean así físicamente (no habría toda esta polémica con los drow si fuesen humanos de tez blanca). El mundo no es perfecto, pero quizás, en este caso, la suciedad mental está más en la cabeza de quien clama por la injusticia que en la mente de los diseñadores y jugadores.