Después de pitonisear

Bueno… pues han salido los resultados de la encuesta de publicación de HT Publishers.

Sobre los posibles resultados de la encuesta ya había publicado una opinión en la que también daba mis preferencias.

Veamos como fue el pitoniseo (del verbo pitonisear, “hacer el pitoniso”) antes de hablar de la que, para mí, ha sido la gran sorpresa de la encuesta.

Rippers (la única opción de HT por la que voté) ha quedado segunda, como el año pasado, y con la gente votando poco por ella como primera opción (como el año pasado)

Flash Gordon: Tanto da que lo mismo tiene porque, al final, no hay licencia disponible, pero como era previsible sacó pocos votos.

Weird Wars: Era visto que iba a salir en cabeza. Era visto por dos motivos:

  • Suman los votos de todos los que le gusta alguna de las ambientaciones de Weird Wars.
  • WW Roma tiene, como lo define HT, un “patrón potente” en la comunidad.
Y la gran sorpresa que me he llevado, MY GREAT SURPRISE, es que ETU ha quedado por detrás de Rippers y de Deadlands Noir.
Calma hombre-cangrejo… calma. La gente no tiene porqué coincidir con nosotros. 
Estaba convencido de que ETU ocuparía un claro segundo puesto después de Weird Wars. Es cierto que ha quedado un par de votos por detrás de las segundas clasificadas (la diferencia entre un 19% y un 20% en una muestra de 104 personas consiste en uno o dos votos), pero esperaba más.
En los resultados se comenta que, posiblemente, le hace falta tener un “patrón popular” en la comunidad y estoy convencido de que es así. Se trata de una ambientación bien construida, divertida y con mucho material tanto para el director que quiere crear sus propias partidas como para el que quiere dirigir campañas ya hechas (e incluso tiene mucho material para Fantasy Grounds a precios asequibles).
No sé, o yo soy raro o es una ambientación que necesita más publicidad en la comunidad. O ambas cosas a la vez, claro, que necesite más publicidad no me exime de ser raro.
De modo que durante los siguientes días me balancearé en mi silla, abrazado a las rodillas, repitiendo “bestias y bárbaros, bestias y bárbaros, bestias y bárbaros…” para consolarme mientras se me pasa el disgusto, oiga. 🙂