Traveller: Deepnight Revelation – Reseña

El Kicstarter de DNR (lo pondré a partir por las siglas para no escribir todo el rato Deepnight Revelation) es, con toda seguridad el mecenazgo más rentable en el que he entrado nunca. Es cierto que ha tardado mucho (más de un año de retraso), pero en su momento fueron 80 euros (gastos de envío incluidos) y el material que me ha llegado asciende, a día de hoy a 260 libras sin gastos de envío (314,51 euros cuando escribo esto). Es decir, un chollazo.

En este mecenazgo el retraso podría (digo podría) achacarse a la pandemia, pero lo que no se le puede achacar a la pandemia es la falta de comunicación con respecto al tema de los envíos. Que sí, que al final ha salido bien porque han repartido el material en varios envíos, y con el valor declarado del mecenazgo y no con el actual de mercado, pero durante la campaña la respuesta al tema de los envíos fue el silencio, el “lo miraremos” o el equivalente británico al “tú ya sabes”. Eso hizo cundir el pánico entre muchos mecenas (yo incluido) y los mecenas físicos en el siguiente KS, el de Mercenary, cayeron en picado.

Por el resto, muy bien.

La caja de es de cartón duro, y de tapa completa, es decir, el lateral de la caja queda completamente cubierto por los laterales de la tapa. Parece increíble que haya que comentar eso como una novedad, pero es que hasta ahora Mongoose hacía las cajas de media tapa, lo que era impráctico y hacía que el borde de las tapas se dañase mucho en la estantería. Un buen avance.

La campaña trata sobre las aventuras de la nave DNR en su viaje hacia una señal/problema de origen desconocido que está varios sectores más allá del espacio conocido. Un viaje de décadas entre ir y volver. Mientras cumplen con esa misión tienen, además, que explorar, ir dejando boyas de señalización para futuras expediciones, examinar fenómenos astronómicos interesantes y contactar con las civilizaciones que puedan encontrar. O sea, un “ya que os pagamos la nave aprovechad el viaje, chatines” de toda la vida.

Mongoose está adoptando, para sus grandes campañas, la estrategia de mezclar el Traveller clásico con otras ideas. En Piratas de Drinax lo mezcla con lo que todo grupo jugador deseo tener: patente de corso, y en DNR se mezcla el Traveller más clásico con una experiencia tipo Star Trek: Voyager.

La caja, según la abres, tiene el plano de la DNR:

En un poster de tamaño como los de los mapas de sector (es decir, sábana). Por suerte el mapa general de la nave está en un nuevo formato utilizable (en los manuales viene más detallado, en isométrico), porque el formato utilizado en la caja de los cruceros (donde aparece por primera vez este tipo de naves), que es de fondo azul, con línea blanca y estilo de mapa técnico, sería un horror para jugar. Por no mencionar que cada crucero está repartido en tres mapas tipo sábana. Aquí es uno sólo y más legible. Se agradece.

El otro lado del poster tiene  una visión general del recorrido, en sectores, que debe realizar la DNR para llegar al destino.

Como se puede ver es una gran distancia. A lo largo de los manuales de expansión podemos encontrar mapas más detallados de algunas zonas de este recorrido, pero en la caja no. La caja se basa en la filosofía de ¡explorad, malditos!

Lo siguiente es la primera de las dos aventuras que se incluyen.

Deepnight Legacy es la aventura introductoria que sirve para poner a los jugadores en antecedentes de los que está pasando y para enrolarlos en la DNR. (Nota: Esta aventura tendría una especie de precuela en la aventura del Great Rift: Deepnight Endeavour, esta “especie de precuela” no es en absoluto necesaria para DNR, pero es interesante tener el dato).

Cabe destacar que, en esta campaña, es conveniente que cada jugador tenga dos personajes, uno con capacidad de mando y otro que sea un tripulante normal. El motivo es claro: durante la campaña habrá que tomar decisiones que impliquen priorizar un aspecto u otro del viaje, realizar negociaciones y ese tipo de acciones que deben ser realizadas por los mandos, y habrá otras que impliquen bajar a por piedras a planetas o cosas similares… y eso no lo va a hacer la comandancia de la nave. Con la duplicidad de PJ los jugadores no se perderán nada.

¿A que os suena esta ilustración?

Lo siguiente que nos encontramos en la caja son los libros de Guía del Árbitro y Guía de Campaña. En estos libros han tenido el acierto de incluir las reglas necesarias para control de aspectos internos de la nave. No tanto cosas ténicas (que sí) como la moral de las secciones, moral general, descontento, etc, etc. Y digo que ha sido un acierto porque sin incluir esas reglas (que son un resumen de las que vienen en la caja Elements Class Cruiser) haría falta poseer otro suplemento a mayores, lo que haría que la gente comprase menos el producto.

También nos hablan de la estructura de mando de la nave, facciones dentro de la tripulación (será importante, ya que al ser una nave civil multifinanciada, cada facción ha intentado meter a gente dentro). Esta variedad en la tripulación junto con lo largo de un viaje en el que van a ser necesarias cosas como mantenimiento, repostaje y decidir como tratar con las posibles culturas y civilizaciones que se encuentren, abre las posibilidades a un tipo muy variado de sesiones de juego.

Además se incluye información sobre otras posibles expediciones paralelas a la nuestra. El espacio conocido tiene muchos imperios, facciones y bandos, ¿porqué la DNR iba a ser la única nave enviada?

Por último la caja contiene la aventura Terminus Point. Bastante más extensa que la primera, nos permite jugar el final de la campaña, el momento en el que llegamos junto a aquello que íbamos a buscar. Después si la tripulación quiere volver al espacio conocido, quedarse en alguno de los sistemas por los que ha pasado, o continuar con su viaje de exploración para ir donde nadie fue antes… ya es cosa suya. El camino de regreso puede ser más o menos complicado según el número de amigos o enemigos que hayan dejado atrás, delante está lo inexplorado y en el espacio conocido (spoiler, pero no muy grande, porque es algo que todo fan de Traveller sabe), cuando den regresado va a estar el imperio en guerra civil, por minucias estilo “han asesinado al emperador” y similares.

Después están los manuales adicionales. De los seis que se desbloquearon, cinco pertenecen a las fases del viaje (está dividido en cinco tramos) y el sexto volumen tiene incidentes, encuentros y aventuras que puedes poner, en gran parte, en el momento que más te apetezca del viaje.

Estos manuales NO son necesarios para poder jugar la campaña, pero traen argumentos, fenómenos, civilizaciones y arcos argumentales para cada una de las fases del viaje. Es decir, le ahorran al Árbitro muchísimo trabajo a la hora de inventar cosas interesantes. Eso no quita que no pueda seguir introduciendo lo que le de la gana en cada fase del viaje, simplemente que te da ideas y argumentos, como toda campaña.

Voy a comentar un poco más los dos primeros y el resto lo voy a hacer por encima y sin concretar mucho, más que nada porque, a medida que avanza la misión, los spoiler pueden fastidiar más la cosa.

Riftsedge Transit

Es sobre la primera parte del viaje, cuando la DNR aún está, relativamente, al lado de casa. Trae fenómenos estelares que investigar, más información sobre tripulantes en concreto, una civilización nueva (de la que se pueden hacer Viajeros) y pequeños arcos argumentales que se pueden entrelazar.

En todas las civilizaciones que se pueden encontrar en estos manuales aparecen varias posibilidades de primer contacto. Según se haga, el resultado del contacto será distinto. En cuanto a la posibilidad de viajeros nuevos de estas civilizaciones, es algo que está bien que se haya contemplado, primero porque pueden haber muerto personajes jugadores y que los jugadores crean interesante llevar un PJ de esa civilización que se incorpore a la tripulación, y segundo, porque pueden haber muerto tripulantes “random” que necesiten ser sustituidos (si la civilización cercana tiene el nivel tecnológico suficiente). Eso, o por usarlos como guías de esa zona del espacio. Esto que acabo de poner vale para todos los tomos.

En este primer tomo se recalca bastante el tema de las boyas y donde deben estar localizadas. Ese tema irá posando a un lugar más secundario en el resto de los manuales (aunque se contemple), quizas, en mi cuñada opinión, para reflejar como avanzando las prioridades de las misión en cada fase, y porque algo como poner las boyas, que al principio es novedoso, luego pasa a ser algo importante, pero más rutinario.

The Near Side of Yonder

Dedicado a la segunda fase del viaje. Vienen descritos algunos subsectores con todo detalle (como si fuesen parte del espacio conocido). Esto es debido a que es el espacio donde viven las tres civilizaciones que se describen en el manual. Hay un amplio arco argumental que me recordó a una temporada de Star Trek: Enterprise. No es lo mismo, pero parece claramente inspirado.

A partir del tercer volumen (incluido) se hace más complicado hablar del contenido sin spoilers que den pistas a los jugadores.

The Crossing

Además de lo habitual (fenómenos estelares, algún misterio que otro), este volumen tiene una fuerte orientación a los problemas internos de la nave. Es lógico, se está a mitad del viaje, la nave ya va acusando el trayecto y los tripulantes también. Todos los argumentos, pero sobre todo el de descenso a un planeta me han parecido muy buenos.

The Far Side of Nowhere

(O como se diría en gallego resumido: Lejos de Carallo)

En este volumen, además de los problemas con la nave y la tripulación, encontramos de nuevo, grandes civilizaciones, pero de forma diferente a los anteriores volúmenes. Como control de spoiler lo voy a escribir en blanco. Selecciona la zona en blanco con el cursor para poder leerlo.

Aquí nos vamos a encontrar con tres tipos de civilizaciones. Una “biológica” que puede suponer un gran problema en el futuro, otra de tipo Droyne y otra de tipo humano, a quienes lo del Imperio se la refanfinfla porque ellos ya son una potencia.

Voidshore

En este volumen se nos habla más sobre dos de las organizaciones / civilizaciones que encontramos en la anterior parte del viaje, se nos describe como está la situación con las otras expediciones (las que mencioné al principio de la reseña pero no he vuelto a mencionar, más que nada para no dar pistas a posibles jugadores de cuando se tiene contacto con ellas y como afectan a la DNR), y descubrimos, por fin, la zona a la que tenemos que llegar y que es lo que allí encontramos. Nos deja a las puertas de Terminus Point, la aventura final.

Expeditions

El sexto volumen es casi por completo semillas de aventura y aventuras (una de ellas de 43 páginas) que pueden adaptarse, por lo general, a cualquier fase del viaje. Algunas, por su naturaleza, tienen que incluirse, si las usas, en una fase concreta (como la de los “superdroyne”. Si eres aficionado a Traveller con esa palabra entre comillas te he causado curiosidad ¿a que sí?).

Soy consciente de lo escueto y poco descriptivo que he sido en algunas cosas, pero es que tengo que moverme en la frontera (muy ténue en este caso) entre reseñar contenidos y hacer spoilers continuamente. Y es complicado. Simplemente decir que cada uno de estos tomos adicionales contiene mucha información sobre la zona, sobre la tripulación y arcos argumentales con semillas de aventura para muchas sesiones, muchas de ellas basadas en los “primeros contactos” y lo que se deriva de ellos.

Me gusta la importancia que se le da a la tripulación de la nave y al estado de la misma, permite hacer gestión de recursos, pero sin llegar al extremo de otras aventuras de Traveller.

Teniendo en cuenta el precio por el que me ha salido, y con toda la información que dan los manuales adicionales, le voy a dar cinco palillos (nota máxima del blog). Ahora la pregunta es: ¿Merecería los cinco palillos la caja base por si misma? No. La verdad es que la caja base, sin los otros manuales, se quedaría en tres palillos y medio. La caja es un buen suplemento, con el material necesario para lanzar a tus jugadores a explorar, pero muy cara para lo ofrece (fuera del kickstarter está a 60 libras más gastos de envío, es decir, sólo la caja ya cuesta lo que costó el KS con todos los manuales), y que haría que el Árbitro tuviese mucho (pero mucho) trabajo por delante.

Así en plan cuñadeo, si Sugaar se decidiese a sacar DNR, supongo que los seis manuales adicionales (de aproximadamente noventa y algo páginas cada uno) los podría unificar en dos manuales, con lo cual los costes de impresión causados por el encuadernado bajarían bastante (ahora son seis manuales en tapa dura), pero eso ya dependería de sus posibles negociaciones con Mongoose y si ven que es un producto que va a tener salida.

Calificación